Etiquetas

viernes, 30 de diciembre de 2016

LA PELEA


video


He vuelto a visionar la película “la leyenda de indomable” de Stuart Rosenberg, 1967, y en ella la pelea que tienen Luke (Paul Newman) y Dragline (George Kennedy), una pelea perdida de antemano para el primero pero que insiste en continuar por simple cabezonería antes que admitir que no puede más y se rinde. Quien quiera ver esa pelea puede hacerlo en el video que hay al principio. Sacó a colación esta escena pues me veo embarcado en una pelea similar. Una enfermedad crónica y degenerativa puede llegar a ser (afortunadamente, en el menor de los casos) una pelea así. En un boxeo reglamentado cuando uno de los púgiles recibe un golpe que lo lleva a la lona el árbitro para el combate y cuenta hasta diez para dar tiempo al caído a recuperarse y levantarse, si no es así detiene el combate. Imaginemos que el árbitro no hiciera eso, que el púgil dominador continuará golpeando y golpeando al caído sin que nadie parara esa pelea. ¿Qué ocurriría? ¿Cómo terminaría el ya derrotado? A veces siento que mi vida se encuentra en una situación similar y yo no nací para la pelea pero tengo que seguir y seguir y seguir y el cansancio llega. La lucha continúa pero nadie puede tirar la toalla y yo me veo obligado a continuar. Es tanto lo que cuesta levantarse de la lona cuando además sabes que inmediatamente recibirás un nuevo puñetazo. Sabes que fuera del cuadrilátero hay una serie de personas que están sufriendo contigo la paliza que estás recibiendo pero que no pueden hacer nada para detenerla y has de levantarte por ti y por ellos, aunque te cueste mantenerte en pie, aunque no sepas ya dónde está tu contrincante, aunque tus puñetazos vayan al aire. Continuas, continuas, continuas, hasta que ese contrincante termine sacándote a hombros, no precisamente para ser vitoreado. La pelea ha dejado huella también en el público que parte de él se ha marchado y el que queda esta en silencio. Tú, con la cara ensangrentada y llena de golpes aún intentas esbozar una sonrisa mientras eres sacado del ring.

No hay comentarios:

Publicar un comentario