Etiquetas

viernes, 9 de mayo de 2014

SER


http://2.bp.blogspot.com/-OwGWK9sHn8U/UyVbdJohF2I/AAAAAAAAArU/kbK6U2jidA4/s1600/leonardo_da_vinci.png

¿Quién eres? ¿Quién soy? Raramente nos hacemos esta pregunta, quizás porque temamos su respuesta, quizás porque estemos demasiado seguros de ella, porque consideremos inútil hacerla, porque no sepamos donde encontrarla. A veces la vida te lo muestra y lo hace cuando ya es tarde y no siempre te gusta lo que enseña y prefieres continuar bañándote en el engaño. Pero lo quieras o no la pregunta continúa ahí:

¿Quién realmente eres?

El que quedaría si desapareciese de pronto todo lo que tienes. Esa imagen desnuda que se ofrece de ti cuando desaparece todo lo que te recubre y oculta, aquello que te engalana hasta distorsionar tu figura y mostrar de ti un simple simulacro.

El que se muestra si ignoramos los títulos y nombramientos que posees y los que presentas antes de ti mismo. Las dignidades ganadas en los despachos y pasillos y que borran tu pasado para convertirte en un satélite girando alrededor del poder sin espacio ni tiempo que lo identifique.

El que reflejan los otros, no la figura que aparece ante el espejo y que a menudo no deja de ser mero onanismo intencionadamente ciego. ¿Quién te rodea? ¿Cómo? ¿Qué grado de felicidad ves en ellos? ¿Cuánto de sinceridad? ¿Cuánto de adulación? ¿Cuánto de crítica? ¿Qué huellas dejas en ellos? ¿Qué huellas de ellos en ti? ¿Cuánto duran esas huellas? ¿Qué tiempo permanecen junto a ti? ¿Hay sonrisas? ¿Hay llanto? ¿Hay comunicación? ¿Hay silencio? ¿Hay crispación? ¿Hay desahogo?

El que se muestra ante la adversidad. ¿Cómo respondes ante las caídas? ¿Cómo sales del agujero? ¿Cómo reaccionas ante el dolor? ¿Cómo circulas contracorriente? Cuando el viento deja de ir a favor y los aplausos ya no se oyen, cuando tu cuerpo ha dejado de crecer y empieza a resquebrajarse, cuando dejó de ser tu amigo para volverse contra ti.

El que señala el grito del niño: “¡El rey está desnudo!”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario